La Sociedad Criónica (Asociación inscrita en el RNA, Sección 1ª, con NN 611736) funcionó durante casi 20 meses, guiando siempre a su equipo gestor, integrado por tres personas, el ánimo no lucrativo, el deseo de acceso universal,  realizando una labor ingente, contactando con las entidades públicas, con el objetivo de ofrecer servicios sin ánimo de lucro, para abrir un primer centro de criopreservación humana (CH), según un modelo similar al del Cryonics Institute,  para que cualquier persona, independientemente de su poder adquisitivo, tuviera acceso a la CH y a todos los tratamientos y tecnologías médicas emergentes para la extensión de la vida saludable, al menor precio posible, integrándolos finalmente en el Sistema Nacional de Salud. El fruto del trabajo realizado se utilizaría para conseguir los mencionados objetivos, realizar  I+D+i abierta, no para repartir beneficios entre socios e inversores, como en el caso de las sociedades mercantiles. Para conseguir estos objetivos, en tan poco tiempo, el equipo gestor mencionado al principio consiguió aglutinar a cientos de personas.