¿Qué hay que hacer para criopreservarse en España?. ¿Es posible?.

Es una pregunta recurrente, muchísimas personas se ponen en contacto con nuestro equipo interesadas en saber exactamente qué hay que hacer para poder criopreservarse o, dicho de forma, incorrecta pero más frecuente,  “criogenizarse” en España, ¿es posible hacerlo?.

La respuesta es SÍ, es posible, y debes seguir una serie de pasos para comprender bien el proceso.

Actualmente la ley lo que no permite en España es mantener indefinidamente al paciente a baja temperatura criopreservado, pero para eso existen centro criónicos en Estados Unidos a donde se envía al paciente.

Lo primero de todo es tener un contrato criónico y estar asociados a alguna organización que en España gestione los contratos de los centros criónicos que existen en el mundo, en este caso Alcor y el Cryonics Institute,  en EE.UU.. Hoy día, en España, la única asociación que gestiona estos contratos, para sus socios, es la Sociedad Criónica . Se trata de una entidad sin ánimo de lucro, gestionada en la actualidad exclusivamente por voluntarios. Esta asociación trabaja para lograr la legalización de la criónica en España, y da soporte a todos los interesados en nuestro país. La web de la Sociedad Crionica se puede visitar en este enlace:

https://sociedad-crionica.org/

El coste del servicio que se contrata se financia con un seguro que cuesta entre unos 200 y 400 euros al año, para una persona de 40 años, y para un capital de entre 100.000 y 250.000 euros, necesarios para cubrir el coste de la criopreservación. Además hay que pagar una cuota fija anual de mantenimiento que cobra el proveedor de servicios de criopreservación. Cuanto más joven sea el paciente más barato es el seguro. A partir de ciertas edades ya no se asegura a las personas interesadas por lo que es importantísimo asegurarse lo antes posible.

Es necesario también hacer ciertos arreglos legales, en el testamento, así como en las manifestaciones de voluntad anticipadas, que la Sociedad Criónica también gestiona en España.

Ahora toca hablar de estadística. Alrededor del 90% de muertes son muertes previsibles, no repentinas, por cáncer, enfermedades degenerativas o vejez. Esto permite, cuando se anticipa el fin de la vida, trasladar al paciente cerca de las instalaciones del proveedor criónico en esta etapa para poder recibir el tratamiento lo más rápido y de la mejor forma posible.

En ese otro 10% de posibilidades de un fallecimiento repentino, sea por infarto, accidente o alguna muerte no previsible, habría que realizar la primera parte del protocolo de criopreservación en España y trasladar al paciente a EE.UU..  En este caso, de nuevo la Sociedad Criónica se encargará de gestionar este procedimiento lo mejor posible, con los recursos de los que disponga en ese momento. De ahí la importancia de asociarse a esta entidad para lograr la mejor cobertura y servicio posible que garantice una criopreservación óptima,  para mejorar las posibilidades de reanimación.

Lo más importante de todo es lograr un pequeño cambio legal que permita libremente elegir al paciente la criopreservación como opción alternativa a los servicios funerarios tradicionales. Para lograr esto, la Sociedad Criónica tiene como objetivo proponer un proyecto de ley, algo para lo que es imprescindible la implicación social de todas las personas interesadas, asociándose a la entidad para lograr masa crítica social y capital para financiar estos objetivos. Cuantas más personas se unan al proyecto, antes se verán los resultados.

El éxito depende, única y exclusivamente, de esto último: la implicación de todos. Pasar de leer artículos o noticias de interés a la acción, y asociarse para poder ver resultados.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>