16/04/05

La criónica padece una escasa introducción en el ámbito hispanohablante. Esta técnica médica experimental sólo se aplica en Estados Unidos y el inglés es el idioma en el que se originó el concepto. La divulgación científica y tecnológica es deficitaria en España y Latinoamérica, más aún en el tema objeto de análisis terminológico.

En el escenario sociocultural actual circula un enorme volumen de información. La facilidad de acceso a la información ha crecido de forma espectacular en los últimos años. Disponer de información y conocimientos confiere un potencial significativo al que los posee. Está muy extendido el uso fraudulento de información, proliferando además, iniciativas que pretenden lucrarse a costa de la credulidad y deficiente asimilación de dicha información por parte de muchas personas.

Un tema con una base científica y técnica sólida, aunque experimental, como la criónica, puede verse relegado a la marginalidad, si se comunica de forma errónea. Un tema sin base científica y técnica sólida, como la homeopatía, ha calado en la sociedad extensamente, hasta el punto de resultar preocupante, en gran medida por utilizar de forma adecuada una jerga bien definida.

Etimología del término

Después de un análisis exhaustivo de la bibliografía editada en inglés y en castellano, y comprobaciones en diversos diccionarios, seleccionados como referencias de reconocido rigor, sobre la terminología a emplear, concluimos que no existe motivo alguno para denominar a esta técnica “crionización” y mucho menos “criogenización”. Proponemos el término criónica pues es el único que parece coherente y consecuente con el término en inglés “cryonics” de la Enciclopedia Británica.

En el diccionario de la RAE no constan los términos “criogenización”, “criogenizar”, “crionización” y “crionizar”; es decir, no están aceptados ninguno de los cuatro términos. Cierto es que en otros diccionarios sí que consta alguno (criónica, por ejemplo), pero no en el de la RAE. Aquí, sólo está definido criogenia: 1.f. Fís. Estudio de los procesos que se producen a temperaturas extremadamente bajas.

Esto concuerda perfectamente con el término en inglés “cryogenics” que, según Ben Best (Expresidente del Cryonics Institute), dice algo tan contundente como:

“What is cryogenics?: Cryogenics is low-temperature (below -100°C) physics. The use of the word “cryogenics” when meaning “cryonics” is typically indicative of a person who has not seriously investigated cryonics”.

Traducción: ¿Qué es la criogenia?: La criogenia es la física de las temperaturas muy bajas (por debajo de los –100º C). La utilización de la palabra “criogenia” en lugar de “criónica” es utilizada por las personas que no han investigado seriamente sobre criónica.

Por tanto, confundir criogenia con criónica tiene un resultado nefasto si se pretende ser riguroso. En esta situación, y por analogías con otros términos (comparando inglés y español), no parece haber mayor problema si aceptamos la terminología de Ben Best y los siguientes equivalentes “naturales” en español:

  • cryonics = criónica
  • cryonic = criónico-ca; relativo a la criónica (relativo a cryonics)
  • cryogenics = criogenia

El término en español “criogenia”, aunque aceptado por la RAE, no concuerda con otros términos análogos referidos a las ciencias y a las técnicas (Serían los que en inglés terminan en “ics” como, por ejemplo, aeronautics, physics, dynamics, optics, mechanics) que corresponden con terminaciones “ica” en español (aeronáutica, física, dinámica, óptica y mecánica respectivamente). Consecuentemente, parece que debería haber sido “criogénica”. Pero no compliquemos la situación, ya que “criogenia” está perfectamente definida e identificada con “cryogenics” y nosotros no tenemos nada que oponer a esto.

Igualmente la terminología y equivalencias anteriores son perfectamente coherentes con la Enciclopedia Británica. Por lo tanto, parece que no hay motivo para proponer otros términos diferentes a criónica como traducción o equivalente al término en inglés cryonics. Del mismo modo, en inglés, no parece que existan términos análogos a lo que podría ser el verbo crionizar (aplicar la técnica o procedimientos criónicos) y/o al sustantivo crionización acción y efecto de crionizar).

Basándonos en la definición de Ben Best y en las ideas de Robert Ettinger, padre de la criónica, proponemos como definición la siguiente:

criónica: f. Med. Práctica de preservar, utilizando muy bajas temperaturas, personas legalmente muertas o animales para una posible reanimación, cuando la ciencia y la tecnología futura puedan remediar toda enfermedad y revertir el daño debido al proceso de criopreservación. Su objetivo es el de salvar vidas y superar la enfermedad y el sufrimiento.